Lena Stardust

En un mundo ideal, Leidy tendría poco mas de 15 años, su nombre sería Lena y viviría en compañía de sus padres, en el pequeño poblado ficticio de Hinamizawa, en una remota zona montañosa del centro de Japón y escenario de la novela gráfica (manga) “Higurashi no Naku Koro ni”.*
Al igual que Rena Ryuugu**, una de las jóvenes personajes de la historia, Leidy lleva el cabello de un brillante color naranja, es hija única y hace parte de una familia un tanto disfuncional marcada por el alcohol.

Conocí a Leidy por intermedio de una amiga común. Luego de una breve intercambio de formalidades en Facebook, acordamos encontrarnos días después en el Parque de los Deseos. Mientras la esperaba, entablé conversación con una pareja de mediana edad a fin de minimizar el tedio de la espera. Transcurridos unos veinte minutos y cuando ya empezaba a creer que no llegaba, la vi sonriendo, unos cuantos metros a mi derecha, en toda la gloria de su cabello anaranjado, brillando a pleno sol.

Ademas de lo evidente -el color de su cabello y su peculiar manera de vestir- me sorprendió la gracia con la que resuelve cada uno de sus movimientos y la tensa calma con la que se conduce. Durante nuestra conversación no pude evitar quedarme absorto, contemplando sus manos dibujar arabescos en el aire y perder, en consecuencia, el hilo de la palabra. Verla moverse y gesticular es como presenciar el elaborado rito de la ceremonia del té en medio de un campo minado.

Leidy tiene veintidós años pero es difícil suponerlo, estudia ingeniería de sistemas, escribe con fluencia Java y PHP y es una defensora ferviente de los derechos de los animales. Se define a si misma como agnóstica y reivindica una visión del mundo basada en la hipótesis de Gaia. Sostiene que todos los organismos y su entorno inorgánico se integran íntimamente para formar un complejo sistema que se auto-regula y mantiene las condiciones necesarias para la vida en la Tierra.

Ya en la noche, en compañía de amigas que habían venido a encontrarla, intercambiamos las ultimas palabras. Las dejé enfrascadas en una animada conversación que no admitía intrusos. Las luces de navidad le conferían a la noche la apariencia de carnaval multicolor. En el aire flotaba un intenso olor a yerbabuena.


* Literalmente: “Cuando las Cigarras Lloran.”
** Eventualmente Rena Ryuugu es violentamente asesinada por su mejor amigo, Keiichi.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>