Hard Candy

A primera vista, Mayrena, es solo otra de las bellas jovencita que a diario nos cruzamos en las calles de Medellín: Delgadas, bonitas, de cabello largo y grandes ojos asombrados. Uniformemente vestidas en jeans, deliveradamente ajados, camisetas con letreros en Ingles y zapatos tenis importados. Replicas exactas de ellas mismas. Fugaces espejismos en el desierto de la moda.

A falta de un mejor lugar, acordamos encontrarnos un miércoles por la tarde en el Jardín Botánico. El día estaba radiante y solo una que otra nube aislada enturbiaba el azul del cielo. Gracias a la asistencia de Lola terminamos rápidamente la sesión de fotografía y entablamos, ya entrada la tarde, una corta conversación que no debió durar más de media hora. Hablamos un poco de su vida sin entrar en mayores detalles. Me pareció percibir, en el tono de su voz, una cierta insolencia que podría, fácilmente, confundirse con timidez.

Mayrena tiene poco mas de 18 años, es delgada, de piel luminosamente blanca y una abundante cabellera lacia y negra, como ala de cuervo, que se prolonga mas abajo de sus hombros. Sus expresivos ojos azules y su bella sonrisa le confieren a su rostro una expresión a la vez infantil y perversa. Es estudiante de diseño gráfico, ferozmente independiente y celosa de su vida privada, mantiene una relación con sus padres que ella describe como abierta. Apasionada partidaria de la legalización de la marihuana, participa de grupos tales como “Ganja Girls” y “I love weed” y enfáticamente afirma ser la persona que es debido a su consumo.

Sus gustos y aspiraciones son en gran medida los de su generación. Adora la música y favorece especialmente el Rap y el Trip Hop y a juzgar por sus comentarios, ese hijo bastardo del Dance Hall* jamaiquino, el Reggaeton, no le es extraño. Esta interesada en la industria de la moda y un día espera tener su propio negocio. No planea casarse o tener hijos.

Silenciosa, caprichosa, calmada, ruidosa, inteligente, ignorante, triste, feliz, taciturna, amable, independiente, mimada, desconsiderada, confiable, loca, cuerda, valiente, cobarde, alegre, indiferente… A casi dos semanas de conocerla, Mayrena continua siendo para mi un misterio.

Presiento que lleva en su interior la onerosa carga de un secreto.


*Dance Hall: La música de los salones de baile en Jamaica.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>