Corriente Alterna

Dicen que la curiosidad mató al gato, espero que no sea mi destino. Siempre me he sentido atraído por las dinámicas de la noche, especialmente en las ciudades. Me intriga y con frecuencia comparto los ritos de la gente que concurre a los bares, la exaltación del alcohol, la ensoñación del cigarrillo, la rapidez de las palabras y la volatilidad de las ideas.

Pero no es solo la fiesta ni sus remanentes. Es también la ausencia, la quietud, la incertidumbre. Hay algo mágico, potente y enigmático en el silencio de las calles desiertas, en el los pasos anónimos que se diluyen en la oscuridad y la distancia, en los objetos clausurados, inermes, abandonados a su suerte.

En su mayoría, estas fotos fueron hechas de manera casual, camino a casa, una noche de octubre, después de la lluvia. Las otras, aunque hechas en similares circunstancias, fueron tomadas durante el transcurso del presente año, todas ellas en Envigado. Su pretensión se limita a ser una suerte de bocetos o estudios para una serie de fotografías nocturnas que espero, algún día, poder realizar y están lejos de ser algo acabado o completo.

De momento están las ideas. Espero que les gusten.


Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.